SEÑALES DE LA DENTICIÓN

En algún momento entre los tres y los doce meses, por lo general, justo cuando sientes que estás comenzando a descifrar la rutina de sueño de tú bebé y pensar que incluso podrías sentirte humano de nuevo después de algunas noches completas de sueño, ¡los dientes de tú bebé anunciarán su entrada al mundo!

Mira aquí, como leer las señales de la dentición y aliviar el malestar de tú bebé.

¿Cuándo comienza la dentición?

Aunque el primer diente de tú bebé puede aparecer en cualquier momento entre los tres y doce meses y continuar hasta alrededor de los 2 años de edad, los síntomas de la dentición pueden aparecer dos o tres meses antes de que el primer diente pequeño lo haga. Los síntomas y la tolerancia de los bebés a la dentición varían mucho, pero puedes notar alguno o todos los siguientes:

  1. SALIVACIÓN INTENSA. – Puedes encontrar que la parte de arriba de la ropa de tú bebé está empapada y cuando lo estas cargando, así está tu hombro! Pues bien, sujétale un babero para mantener su boquita seca y limpia, pues no quieres que su zona del pecho se humedezca especialmente si estas afuera en el frio. Limpia suavemente su barbilla con la tela más suave posible durante todo el día para tratar de prevenir irritación en su piel. Si la boca y la barbilla de tu bebé se vuelven rojos y muestra señales de dolor, trata de aplicar una fina capa de crema barrera (como la vaselina o la crema de pezón Lanolina), si los síntomas continúan solicita consejo de tú médico.
  2. GANAS DE MASTICAR. – Las encías de tú pequeño se vuelven dolorosas y pican, para ayudar a aliviar esa presión ellos empiezan a masticar cualquier cosa a la vista, sus dedos, tus dedos, tu pecho (¡ay!), o su cuchara.

Dales algo limpio y seguro para masticar, preferiblemente con pedacitos en relieve que ayudan a aliviar la presión, así como ayuda a los dientes a salir de las encías.

  1. LLANTO. – Algunos bebés navegan a través de la dentición mientras que otros tienen que sufrir el dolor. Los geles de dentición y los polvos pueden ayudar a adormecer su dolor y se pueden frotar en un juguete de dentición para ayudar a administrar.
  2. CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN. – La succión puede aumentar la presión o el dolor de dentición, puede que tú bebé empiece a rechazar el pecho o el tetero o empezar a alimentarse y luego detenerse. ¡Persevera!!  y si estás preocupado, habla con tú médico.
  3. NOCHES SIN DORMIR. – Como el diente de tú bebé está empujando su camino, ellos a menudo se ponen inquietos durante la noche o llaman con dolor por lo que necesitan abrazos extras.!! Los polvos o geles para la dentición pueden ayudar.

Las mejillas rosadas, la diarrea y la fiebre leve también pueden ser signos de dentición, pero si estás preocupado, o no hay otros síntomas evidentes de la dentición, sin embargo, es mejor mencionar estos a tú médico. Cuando tu pequeño está adolorido, sólo quieres ayudar a darle un poco de alivio.

Como mamá, usé juguetes de dentición, anillos de dentición refrigerados y galletas de dentición, pero todos se me perdían o caían al piso y los tenía que esterilizar antes de volver a dárselo.

Era en esta etapa que necesitábamos un “juguete” de dentición para masticar, eliminar la presión y ayudar a que los dientes salieran de la encía, pero lo ideal era algo que estuviese atado al bebé así no podría caerse o perderse. También pensaba que la cantidad de saliva era increíble y significaba baberos constantemente empapados.

Después de discutir cómo deseamos que alguien inventara un producto que tuviese todas estas características, ideamos el ¡NECKERCHEW!  Algo más que un babero pues ayuda a aliviar su dolor, se pueden aferrar a él, sin caerse o perderse y es súper suave, además extremadamente absorbente y elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =